Opinión 17/10/2023 13:33 hs

Peronismo de primera o segunda generación

Por Osvaldo Bazán

Peronismo de primera o segunda generación

El pecado se comete desde hace años a vista y paciencia de todo el mundo. El mundo peronista, claro, esa madriguera de complicidad inmoral, violencia soterrada y no tanto, drogas adulteradas, autócratas eternos y montañas y montañas y montañas de dineros malhabidos.

“¡Ay, aparecieron unos videos de Insaurralde!”, gritan ahora los mercachifles peronistas que nos quieren hacer creer que recién se enteran, pobres ángeles virginales, que uno y sólo uno de ellos tenía una vida de despilfarros, excesos y desorden.

El pecado se comete desde hace años a vista y paciencia de todo el mundo.

Vaya y pase.

Se perdona.

Lo que no se perdona es el escándalo.

PUBLICIDAD

“Hacé lo que se te cante, robá lo que quieras, pero eso sí, que nadie se entere”.

Cuentan para esa omertá conurbana con la complicidad de un periodismo entusiasmado con el silencio; con una oposición interesada en que los escándalos estallen sólo cuando no los rocen; con un empresariado sólo preocupado con que “la mía esté”; con una clase intelectual y artística seducida por la permanente canonjía, el mínimo mármol, la rancia ración chiquita por los privilegios de pertenecer. Y por supuesto, con una sociedad criada a subsidios, promesas de pases a planta permanente, planes, cuotas para pagar zapatillas; parece que la preocupación por la subsistencia afloja bastante los límites morales. Todo esto claro, con las honrosas excepciones en cada caso porque de todos los errores que cometo, intento siempre no caer en el sontodolomismismo, gran responsable de que hayamos llegado hasta acá.

Nadie -pero nadie, eh?- sabía que Insaurralde era un lascivo emperador de morondanga, crecido entre los yuyales de Duhalde, regado con el dinero del juego y los aprietes empresariales. Nadie, lo juro.

Lomas de Zamora es kirchnerista desde 2003.

Martín Insaurralde fue intendente entre 2009 y 2013 y desde 2014 hasta hoy, aunque ahora esté de licencia. No, su licencia no es por tránsfuga, sino porque el cerebro de todo este desaguisado, CFK, decidió que el bueno de Martín fuera Jefe de Gabinete de la provincia. Lo premió en ese cargo porque a pesar de que Lomas de Zamora es el partido de la provincia en donde más gente caga en un balde (el 6% de las viviendas no tiene baño o letrina en el interior de la casa), donde más de la mitad de la gente (52,2%) no tiene conectado el desagüe del inodoro del baño a la red pública, donde el 33,8% de sus habitantes no tiene servicio de gas o electricidad, donde el 6% de la población no tiene ni acceso a agua, a pesar de todo eso, decía, el tipo consiguió su reelección alegremente. Es más, su segundo Federico Otermin consiguió en las PASO el 42,48% de los votos. Sí, Otermin, el que canta a los gritos la canción de Shakira: “Bruta, ciega, sordomuda, torpe, traste y testaruda” cuando sale el tema de Chocolate y su fábrica de tarjetas de débito. Otermín es el presidente de la cámara de diputados bonaerense, ahí donde ocurren los desfalcos, pero el tipo con cara de perro que volteó la olla, nada.

Ni una palabra.

Ahora que descolgaron los carteles que compartía con Insaurralde y quedó solito, siguió haciendo campaña por el distrito y dijo: “El futuro de Lomas lo vamos a construir unidos, con todo lo que se hizo bien”. Hay baldes con caca que son una belleza.

Es probable que Otermín gane las elecciones, cosa que no hubiera ocurrido si a la oposición tradicional no le hubiese salido una astilla venenosa. En las PASO, Juntos por el Cambio sacó 27,8 %y la espontánea Libertad Avanza, el 22,36% , con una lista formada por gente sin experiencia alguna en el manejo de la cosa pública, lo que los hace ideales para el cargo porque obviamente, ¿quién está más capacitado para ganar una competencia de Fórmula 1 que aquel que no tiene ni carnet de conducir?

Muchos mal pensados andan afirmando por lo bajo que la oportuna aparición de La Libertad Avanza asegura para el peronismo una continuidad que de otra manera estaría en dudas. Estos recelosos escamados alegan que ésta, y no otra, sería la jugada magistral del peronismo peronista: la invención de una oposición que les permita seguir en el juego y aquí no ha pasado nada.

Si no fuese que la ignorancia es la jactancia de estos barones, uno podría decir que la táctica de contratar una oposición para que todo siga igual, salió de la paciente lectura del gran escritor peronista Leopoldo Marechal. Pero uno duda que Ishi, Insaurralde, Kicillof o Máximo hayan leído la novela “El banquete de Severo Arcángelo”. Ahí, la organización del banquete es tan perfecta que contrata a Gog y Magog para que sean oposición y así tener todo bajo control. Marechal, un adelantado, le da a Gog y Magog una profesión particular, que de ninguna manera podría endilgársele a los representantes de La Libertad Avanza.

¿Cuál es esa profesión?

Vayan a la novela, es un buen consejo.

La lista de concejales de La Libertad Avanza tuvo más inconvenientes que Gog y Magog. Es que Víctor Guzmán, ex concejal lomense del partido justicialista por dos períodos, comentó, muy de cuerpito gentil que pagó 30.000 dólares para ingresar en la lista de concejales del partido de Milei. Sí, las candidaturas de la libertad avanzan a fuerza de dólares. La justificación es “que cada candidato se pague su campaña”, lo cual suena divino a los oídos de una sociedad enojada con “los políticos” pero suena ilegal a la vista de la ley de financiamiento de los partidos políticos. Pero no sólo está mal pagar una candidatura, parece que peor es ni siquiera cumplir con ese trato ilegal porque al bueno de Víctor Guzmán, después de poner los 300 billetes cara grande, le dijeron que no iba. Bah, medio que no le dijeron nada. En el momento del cierre de las listas, lo corrieron y ya no está. Asegura que sólo figuran ahí quienes tienen la bendición del pícaro del yate y la chica de pompis prominente. Y para que esto ocurra, asegura: “En noviembre del año pasado se reunió la hermana de Milei (Karina) con Martín Insaurralde para armar las listas en Lomas de Zamora. Y cuentan, y dicen, que hubo un número de más de 6 ceros en dólares para que él (por Milei) desistiera del armado de las listas en toda la provincia de Buenos Aires”. Asegura Guzmán -que más que por la decencia democrática está pidiendo por sus 300 carasgrandes- que tiene grabaciones y wasaps que confirman lo que dice.

Lo cierto es que Guzmán no figura en la lista, donde sí está como candidato a intendente Antonio Volponi, empresario gastronómico –¿un link a Barrionuevo, quizás?-que abrió siete restaurantes en las Islas Canarias, donde vivió 25 años, y a su vuelta, hace 15, abrió otro restaurante, en Lomas de Zamora: “No hace falta ser conocido porque si me comprometo a hacer algo, lo voy a hacer. Nunca viví de la política. Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance. Nos va a costar, nadie conoce a Antonio Volponi -dijo Antonio Volponi hablando de Antonio Volponi- pero la gente va a poner la boleta de Milei y ahí estoy yo”. Como plataforma política parece escasa, pero no son tiempos de profundidades. Cuando le preguntaron a Volponi sobre las denuncias de Guzmán, fue contundente: “Se dicen muchas cosas, nada que ver”.

Pocos recuerdan en este agitado mar, más agitado que el del yate del champán y la silicona, que el candidato a gobernador por Neuquén de Milei, Carlos Eguía, aseguró que “la bosta son Javier Milei y la hermana”, recordando que “lo primero que hicieron 20 días después de las elecciones fue llamarme para pedirme cargos en la legislatura de Neuquén. Son más chorros que los chorros y venden la marca”. Parafraseando al mejor amigo de los perros, podría decirse que La Libertad Avanza Por Los Cargos. Hablando de los perros, muchos se preguntan todavía qué quiso decir con eso de que “alguien de JxC trató de sacarme la tenencia de mis perros”.

Todo es coherencia en un movimiento que para eliminar el robo en la obra pública, decide eliminar la obra pública y no el robo o para que el Banco Central no emita sin respaldo, decide dinamitar el banco en lugar de dejar de emitir sin respaldo. ¿Alguien recuerda que la motosierra también puede cortar la rama en la que estás sentado?

Los que no le tienen miedo a la motosierra son los sindicalistas. Los 44 años que lleva manejando su gremio Luis Barrionuevo, los 40 de Amadeo Genta en municipales; los 38 de Rodolfo Daer en alimentación, los 37 de Armando Cavalieri en Comercio, los 37 de José Luis Lingeri en Obras Sanitarias, los 36 de Hugo Moyano en Camioneros, los 33 de Gerardo Martínez en el gremio de la construcción; los 33 de Andrés Rodríguez con el Personal Civil de la Nación, los 33 de Julio Piumato en Judiciales, los 29 de Omar Maturano en Ferroviarios y los 26 de Víctor Santa María en porteros (aunque éste ya es un empresario de medios que le pisa los talones al denostado Magnetto) son parte de una cuestión privada, dice don Milei. Además, cómo se va a enojar con Barrionuevo, que es quien le facilitó el encuentro con Fátima Flores, su amor de toda la vida y de todas las colchas.

Hablando de amores, qué amor Jesica Cirio, o esa persona que le está usufructuando el nombre, porque esa cara no es la que recordamos que tenía, al decir que nunca convivió con Martín Pescador Insaurralde en Puerto Madero, olvidando que hay un viejo audio de la revista Noticias en donde reconoce que los tortolitos se mudaron al menemístico barrio porteño de enormes rascacielos por el terrible problema de la inseguridad. Sí, lo dicen así, también de cuerpito gentil. Como aseguró también la conductora de Telefé que la descomunal cantidad de viajes que la pareja hizo a Colombia haya sido porque iba a cuidar unos sobrinitos. ¿Qué más práctico para una tía que cuidar nenitos a casi 5.000 kilómetros de distancia, o casi 10 horas de avión? Deben salir muy caras las niñeras en Bogotá.

A propósito, qué tema Telefé con sus conductoras casadas con corruptos, ¿no? Ahí está Verónica Lozano que todavía no cae de la sorpresa de lo que contó el periodista Hugo Alconada Mon en “La Nación”, que el juez Rafecas recibió información del gobierno de Estados Unidos sobre cómo los ejecutivos del grupo brasileño Odebrecht y sus intermediarios pagaron sobornos a las autoridades argentinas, el entonces ministro Julio De Vido, su mano derecha Roberto Baratta, el secretario de energía Daniel Cameron y el bueno de Jorge Corcho Rodríguez, marido de la conductora del programa de Telefé que irónicamente se llama “Cortá por Lozano”.

Y como dice CFK que “todo tiene que ver con todo”, más de uno recuerda ahora que Jésica Judith Wanda Cirio (tal el nombre completo, pobre) tuvo en sociedad con Facundo De Vido (hijo de Julio) y la novia de éste, Mariana de Dios, el “estética club spa” Bielece. Queda claro que el centro era de estética, no de ética.

No es Martín el único barón del conurbano que rajó de la miseria, los olores nauseabundos de las cloacas a cielo abierto y los motochorros 7 por 24 hacia la opulenta Buenos Aires, eligiendo distritos no gobernados por peronistas en donde la vida no es vida.

Ahí está Fernando Espinoza, líder peronista de La Matanza, pavoneándose en las modernérrimas calles con nombres de mujeres progresistas que es Puerto Madero, de quien se dice que ni aparece por ese pozo de tristeza que es el barrio que le dio y le da el dinero que jamás soñó. A propósito, ahora circula otra vez la pregunta sobre la publicación de aquella foto vergonzante donde se lo veía al bueno de Fernando luciendo su pitulín modesto. Los más insidiosos -porque la gente es mala- se preguntan cuál de las chicas adictas a las siliconas y las uñas de imposible rascado habrá cumplido el servicio. Entre los barones hay espanto y desconfianza. Todos se miran con suspicacia ¿de dónde vendrá el carpetazo? ¿Cuál es el tamaño de la comisión pedida que hace que el damnificado saque a relucir videos pecaminosos? Con aprensión y recelo, miran para todos los costados.

Algo se rompió en el peronismo provincial: nadie sabe cuándo se acostaron con el enemigo.

Las manchas en las sábanas parecen ser indelebles.

En cualquier momento lo que era sólo un pecado se puede convertir en escándalo y ahí, pum, se termina la joda. O no tanto. Habrá que ver si la quema de ingentes cantidades de cementerios (porque el cajón de Herminio es Cartoon Network al lado de esto) finalmente mosquea a alguien o si la indignación alcanza sólo para decir “agarren la motosierra”.

Por lo pronto, las barbas de Gustavo Menéndez, -quien como Insaurralde es y no es intendente, porque también está de licencia, en Merlo- ya están en remojo.

El divertidísimo personaje en el ’18, durante el gobierno de Cambiemos, había sido condenado de por vida a la inhabilitación para ejercer cargos públicos y dos años y seis meses de prisión por una serie de movimientos de dinero que derivaron en un faltante de $600.000 en el Casino Central de Mar del Plata cuando era director provincial de Casinos en el año 2007. Por suerte en diciembre del año pasado, la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, ya con un gobierno peronista, anuló la condena.

Lamentablemente nada de toda esta aventura maravillosa de Menéndez figura en su página de Wikipedia. De cualquier manera, Gustavo será recordado no sólo por el estado de total abandono de Merlo -ahora a cargo de su hermana- sino por sus bailes simpáticos en tick tock durante la cuarentena y en especial por la película “Los Bastardos” que cuenta en tono épico la carrera política de Menéndez. En la película producida por el Polo Audiovisual de Merlo, financiada con fondos públicos del municipio, el gran Gustavo apeló a toda su humildad: el personaje principal sólo se llama Gustavo Méndez y es una especie de Batman del conurbano. El director de “Los Bastardos” es Pablo Yotich, alguien a quien Natacha Jaitt consideraba “casi hermano” hasta que lo denunció por violación. En el elenco de reconocidas figuras afines al peronismo –Gerardo Romano, Pablo Rago– destaca Clotilde Acosta, más conocida como Nacha Guevara, quien también, de cuerpito gentil, se llevó en abril del año pasado $11.466.268,80 por haber tenido que exiliarse el 3 de enero de 1976, bajo un gobierno democrático peronista al ser amenazada por la organización peronista Triple A. Partió el mismo día que Luis Brandoni, por la misma causa, pero al actor jamás se le ocurrió pedir indemnización alguna. Diferencias de clase.

Hoy Gustavo Menéndez es presidente del Grupo Provincia, el holding de empresas del Bapro, el Banco de la Provincia de Buenos Aires y acaba de recibir una denuncia por enriquecimiento ilícito, malversación de caudales y administración fraudulenta.

El peronismo nos trajo hasta acá.

Está claro que no saldremos con más peronismo, sea éste de primera o segunda generación.

Gog y Magog gozan de buena salud.

Comentar esta nota
Más de Opinión