Opinión 22/10/2023 09:46 hs

SOS VOS

Por Osvaldo Bazan

SOS VOS

Aunque no lo parezca, aunque no se haya anunciado con bombos y platillos en ningún lado, creo que fueron hasta ahora los dos días más importantes del milenio para Argentina.

El viernes y el sábado pasado.

Dos días de silencio mediático.


Dos días en la vida de un país que agoniza.

Dos días para pensar el futuro del país.

Mejor aún para pensar si “futuro” y “país” son palabras que pueden ir juntas en una oración.

PUBLICIDAD


El silencio de la campaña electoral se llenó con las dudas, las certezas, otra vez las dudas, la ansiedad, la incertidumbre de millones de nosotros a lo largo y a lo ancho de un país hundido.

¿Qué habrá pasado por la cabeza de los conciudadanos en esos dos días cruciales para el futuro de la Argentina?

¿Habrán encontrado una respuesta satisfactoria quienes se hacían preguntas?

 
¿Se habrán enterado?

¿Cómo habrán sido las charlas familiares, esas donde un tío informado cuenta para asombro de algunos, cosas re sabidas para aquellos que cada tanto escuchan noticieros, pero son ignoradas en general u olvidadas en medio del caos cotidiano?

¿Habrá sido el ahijado quien haya explicado de qué se trata, quien haya acercado las nuevas ansias de generaciones hijas de padres de la generación que gritaba “No future” hace 50 años?

¿La abuela habrá podido contar en detalle los frutos del esfuerzo de una vida de trabajo o su nieto la habrá despreciado con una mirada desganada que dice “vieja meada” mientras scrolea tik tok?

¿Dirá la chica de confianza que trabaja en la casa hace tanto que a su casa en un barrio pobre de Lomas de Zamora le llegó una heladera y un lavarropas que no pidió, con la foto del candidato peronista Otermín, íntimo del peronista Insaurralde, pero que ella no los va a votar porque primero precisa cloacas y pavimento?

¿Recordará el padre que cada vez que el país estalló, cuando todo se reacomodó, los que lo estaban pasando peor sólo vieron empeorar su situación? ¿Les habrá contado a sus hijos que cuando todo estalla las esquirlas caen siempre sobre los más desprotegidos?

En realidad ¿habrá familias aún que puedan reunirse y charlar, o la estaca de 20 años de división que clavó el peronismo, reflotando aquello que tantos réditos le dio en la década del ‘50, ya no lo permite?

Esas familias de desayuno en propagandas de queso crema, ¿existen?

¿Qué habrá pasado en esas 48 horas cruciales para el futuro del país en la cabeza y el corazón de tanto argentino humillado, cansado, frustrado y ansioso?

¿Qué harán los habitantes de esta tierra en ruinas frente al miedo?

¿Alguien contará en esas mesas algo de la verdad que se escurrió en medio de tanto chicaneo, “no sabe hablar”, “hasta acá llegaste Javier”, “borracha”, “okeeeey”, “gatito mimoso”?

Por ejemplo:

Sí, este gobierno es un gobierno peronista con el peronista Alberto Fernández como presidente, la peronista Cristina Kirchner como vice -y creadora del binomio gubernamental- y el candidato peronista a presidente que ellos presentan es el ministro de Economía peronista del 138% anual de inflación, pero que dice que este gobierno peronista no es su gobierno peronista.


No, si hubiera una posibilidad de dolarizar -que no es posible sin dólares- no vas pasar a cobrar lo mismo, pero en dólares.
No, que tengan plan de racionalizar los gastos del estado no significa que Javier Milei o Patricia Bullrich vayan a cobrarte mañana esos precios del boleto o de la luz.
Sí, un candidato de La Libertad Avanza habló de privatizar las ballenas y el mar y otra dijo que si el forro estaba pinchado, el hombre puede negar su paternidad.


Sí, el Chocolate que vieron sacando plata a troche y moche de un cajero de La Plata con las tarjetas de débito de 48 personas que no se sabe si trabajan o no en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires, fue candidato a concejal en el 2019 por el peronista Frente de Todos y es puntero del peronista Facundo Albini, concejal platense del peronista Frente Renovador de Massa, actual candidato de la peronista Unión por la Patria y fue director de control y gestión de la secretaría administrativa de la cámara de diputados bonaerense -o sea, con manejo de sueldos y gastos de la cámara y de los 48 dueños de las tarjetas-. Facundo es de estirpe peronista, hijo del peronista Claudio Albini, ex subdirector de Personal de la legislatura bonaerense.


Sí, por las políticas aplicadas por el peronista Sergio Massa está faltando una gran cantidad de insumos médicos: fentanilo, heparina, contraste para las imágenes, stents, agujas, jeringas y hasta guantes.
Sí, el gobierno del peronista Alberto Fernández, la peronista Cristina Kirchner y el peronista Sergio Massa generó (hasta junio de este año) 4.208.124 nuevos pobres. Más de un millón por año. El peronista Sergio Massa, ministro y candidato, dice que con él en el gobierno peronista, las cosas mejorarán.


Sí, en septiembre, la Argentina de los peronistas Fernández, Kirchner y Massa tuvo cuatro puntos más de inflación que Venezuela. En 2019, quienes decían “no voten a los peronistas porque eso es ir a Venezuela”, se quedaron cortos. Sin embargo, no alcanzó el aviso y el electorado eligió a los peronistas.


Sí, las listas de La Libertad Avanza de Milei están llenas de dirigentes peronistas (un ejemplo es el peronista Ramón Vera que fue candidato a intendente de Moreno en el 21, consejero escolar por el peronista Frente de Todos y ahora es candidato a intendente por el partido de Milei y su hija peronista Andrea candidata a concejal, pero hay mucho más: Eduardo Gianfrancesco en Escobar; Matías Ascurra en Avellaneda; Rodolfo Paolucci en San Isidro -con parentesco con Malena Galmarini-; Pedro del Oso y Marina Ayesa en Lanús; Ramón Salazar en San Pedro (tan peronista que fue intendente peronista del ’21 al ’23 en reemplazo de su padre, el peronista Cecilio Salazar, que se fue a un cargo nacional); Rosana Cejas en Colón, que viene del gremialismo peronista y armó toda la lista-.


Sí, en el acto de cierre de La Libertad Avanza, donde se pidió por el corte de relaciones diplomáticas con el Vaticano, gran parte de la asistencia fue dada por el peronista Luis Barrionuevo, que movilizó sus micros con militantes de la peronista Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (UTHGRA) e hinchas de Chacarita que a la salida vivaron al peronista Massa.


Sí, el peronismo, la izquierda argentina y el partido de Milei votaron juntos para crear más déficit fiscal. Dos veces en el último mes.
Todos datos vitales para la comprensión del momento del país que se vive. Datos que, sospecho, son menos populares que lo que deberían.

Los periodistas nos pasamos hablando de martingalas electorales y casi nada de los contenidos, propuestas y posibilidades reales de esas propuestas. Gastamos entrevistas preguntando a los candidatos sobre lo que tal dijo de cuál y después nos quejamos de que los candidatos en vez de hablar de propuestas hablan de lo que tal dijo de cuál.

“Los candidatos no tienen propuestas”, es la queja pública de periodistas que no han leído una sola de todas las propuestas que hay.

Pero no se usa mea culpa.

Sólo se habla de viejos meados, en una actualización puerca del debate político nacional. Recordar: esto es lo nuevo.

Por eso la única pregunta que puedo hacerme ahora que estamos a punto de ir a votar es “¿qué habrá pasado en estos dos días?”

La sociedad, con toda razón, desconfía de las encuestas.

Curiosamente, gran parte del periodismo también, pero hace como que no.

“Es cierto que las encuestas han fallado últimamente pero hoy estarían marcando…” dicen, y no se les cae la cara porque ya no tienen.

Un poquito de lógica no vendría mal. Si fallan, y ese fallo es sistemáticamente comprobado en cada elección, ¡qué importa qué cuernos están marcando!

Acá, abajo, arriba, al costado, hay un país esperando saber qué queremos hacer con él.

Y una democracia en las mismas condiciones.

Ya sin dictadura, en 1983 nos dieron un país para manejarlo. No, no se lo dieron “a los políticos”. Nos lo dieron a nosotros para que eligiéramos a quienes se nos antojara. Nos dieron la libreta en blanco para que anotáramos los nombres.

Hay que reconocerlo, elegimos para el… Elegimos mal, mantengamos la elegancia.

Nos habían asegurado que con la democracia se comía, se curaba y se educaba.

Hoy, con democracia, tenemos un país más hambriento, más enfermo y más ignorante.

La democracia no nos dio las respuestas que esperábamos, pero nosotros no le hicimos las preguntas que había que hacer.

No nos habían aclarado que la democracia no era una varita mágica que todo lo solucionaba por sí misma.

Que su mantenimiento no es fácil pero tampoco tan difícil.

Con cumplir las reglas y hacerlas cumplir, alcanza.

Con no aceptar una coima, alcanza.

Con no hacer la vista gorda con una coima, alcanza.

Con no saltearse el turno para conseguir una vacuna, alcanza.

Con no elegir a quien ya te embromó la vida durante años, alcanza.

Con no robar en ninguna de sus formas (licitaciones amañadas, permisos de exportación tongolizados, subsidios descontrolados), alcanza.

Con no aceptar la extorsión electoral, alcanza.

Con querer dejar un país mejor al que venga detrás, alcanza.

Con no romper el tren en el que viajás, alcanza.

Con no joderle la vida al que no piensa como vos, alcanza.

La democracia tiene mucho para darnos.

Nosotros tenemos mucho para darle.

La necesitamos.

Nos necesita.

Acá hay un país que se pregunta si hay mañana.

La respuesta está en tu voto.

Hay demasiado irresponsable dando vuelta.

El país confía en que el responsable seas vos.

Comentar esta nota
Más de Opinión