Opinión 23/07/2023 19:41 hs

La campaña

Osvaldo Bazan

La campaña

La oficina moderna, con grandes ventanales sobre el Puente de la Mujer en Puerto Madero rebosa de asesores y publicistas mal vestidos con ropa muy cara. En la mesa, scons, medialunas recién horneadas, lattes, botellitas de agua Evian, macarons y facturas danesas. Una enorme pantalla preside el lugar y un español, de pie, da una idea de autoridad canchera, de “estoy acá pero podría estar en lugares más importantes; si vengo es porque soy re copado”.

Lo escuchan una decena de ganapanes y merkatineros.

-A ver amigos, ¿qué se les ocurre? -pregunta el gallego, o quizás centroamericano o brasileño, los jefes de campaña siempre cobran en dólares y son extranjeros. Para correr más rápido, seguro.


Un gordito vestido con la ropa de Kendall Roy -pero mal- se empina una factura danesa que se le queda en la garganta porque cree que el español lo está mirando fijo. No sabe qué decir.


Nadie contesta.

Cinco, diez segundos, quince.

PUBLICIDAD

Nadie contesta.

-¡Coño! ¿Es que no hay una sola idea para la campaña de Massa Presidente?

Canchero, uno con sweater rosa con cocodrilo dice: “¿Ideas? ¿Para qué?¡Si llegamos hasta acá sin ninguna!”.

Y se ríe.

Y todos ríen por las dudas porque si no sos cínico medio que quedás mal ahí.

Al español parece no causarle gracia pero como siempre se tiene que mostrar más inteligente, anota.

-“Ganar sin ideas”, ok, no será la primera vez.

-¿Qué hacemos cuando no tenemos ideas? Usamos ideas ya usadas que dieron resultado. A ver, ¿qué dijimos en la campaña pasada? ¿Qué dijimos del candidato en el ’19? -pregunta el coordinador.

-¡Que la plata de las leliqs se la íbamos a dar a los jubilados!-

-Buena, con esa no nos fue nada mal. Pasa que ahora, no sé, ¿da repetir?

 -Sí, los jubilados son otros, los anteriores ya…¿Quién se acuerda? Vamos con promesas a los jubilados.

-Pero Massa con Boudou no eran los que frenaban los juicios de…-dice en voz baja uno que está en la punta pero al que nadie le presta atención.

-Me acuerdo en la campaña del ’19 que le hicimos decir: “Soy profesor de la UBA, fana del bicho y me gusta pasear a Dylan. Soy un tipo común” –comenta otro; las risotadas se escuchan en todo Puerto Madero.

-“Cristina piensa que soy muy conciliador, y es cierto” -y eso ya era una baraúnda, una orgía de bulla, chacota y jaleo.

 -¿Se acuerdan ese cartel con numeritos que sumaban y Alberto con cara de malo diciendo “esa es la cantidad de argentinos que dejaron de ser clase media”, andaba por los dos millones creo, ja, qué épocas.

-Y…Macri nos dejó 16,1 millones de pobres y según el INDEC, en diciembre del ’22 había 18,6 millones deargentinos pobres.

– Sí, ¡en tres años hicimos 2,5 millones más que ellos! ¡Y falta un año!

-Y viene jodido, digamos todo, hay hambre -ratifica el gordito que terminadas las danesas se pasó a un macarón de chocolate.

-¿Y el del asado? Se acuerdan el del asado, ¡qué joda el del asado era bueno…” –

-¡Hacelo, hacelo que te sale!-le gritan y el que había recordado el spot pone voz de actor y recita- “Hacer una asado era algo más, era invitar tu casa, que vengan tus amigos, reírte un rato, ¿para qué laburamos sino? Lo bueno es que un tiempito todo esto va a mejorar…-y termina con una carcajada descomunal seguida por todo el grupo.

-¡Qué genios somos! ¡Les hicimos creer cada una!¡El asado, quijos de puta! Jaaa!

El español, sin embargo, no pierde la calma.

-Bueno, muchachos, ¿qué de todo eso nos sirve ahora para Massa/Rossi?¿Podemos hablar de la vuelta del asado?¿Usar ese mismo patio para hacer un nuevo spot?

Sin parar de reír, uno contesta:

 -No, parece que lo usurparon, el pibe del mate se fue a vivir abajo de un puente.

 Los asistentes se miran, hay unos segundos de silencio, después, vuelven a estallar la carcajadas.

 -A ver, según mis estudios y los del observatorio que dirijo en Europa, tenemos que tener en cuenta que el principal valor en estos tiempos de redes sociales y fake news es la autenticidad; mientras más auténtico sea el mensaje, más cercano el candidato; cuanto más cercana la imagen que dan los medios del candidato de la imagen real, más posibilidades de “engagment”

-¿De qué?- pregunta por lo bajo el gordito que ya anda por el tercer macarón.

-Que te den bola- le contesta el de la remera Lacoste.

 -¿Autenticidad?¿Con Massa?- se asombra el que está al final de la mesa. Se hace otro silencio. Y otra vez estallan las carcajadas-

-Si es por autenticidad, ¡ya tengo el slogan!

-¿Cuál?

 -¡Las Manos en la Massa!-dice para regocijo y algazara de todos los presentes.

El español sonríe de lado, piensa qué fácil se le sacan los dólares a los sudacas, recordando su experiencia en Quito, en México, en Chile.

-Bueno, tampoco tanta autenticidad. A ver ¿cuáles son las características principales del candidato? ¿Qué hicimos con Alberto en su momento?

-Habría que ver si no cambiaron el teléfono los periodistas que nos ayudaron a decir que era moderado.

-Los teléfonos no sé; los autos y las casas, seguro.

-¡Lo que nos sirvió mucho fue el video donde empujaba a un viejo al piso!- siguen riéndose los muchachos.

-¡El tiempo que perdí llamando a todos lados para que no lo pasen!

-¿Tiempo solamente? Ja, tiempo es oro. Salió carísimo, pero al final nos asustamos de nada. El video se hizo viral y a nadie le importó. Lo votaron igual. Votaron al tipo que empujó a un viejo al piso. ¡Mirá que van a poder quejarse, después!

Finalmente uno de los asesores, después de secarse las lágrimas de risa con una servilletita, decide encausar la charla

-Siendo serios, lo primero que hicimos fue diferenciarlo del gobierno anterior. Quizás lo que tendríamos que hacer ahora es convencer al electorado de que la nueva propuesta es diametralmente opuesta a la anterior. Que Unidos por la Patria no tiene nada que ver con el Frente de todos. Que Massa y Rossi son un aire nuevo ante el aire poluído que nos afecta.

-Bueno, ¿se lo van a creer? Miren que el candidato a presidente es ministro de economía y el dcandidato a vicepresidente es jefe de gabinete, va a ser medio difícil.

-Empecemos por los activos a favor. El candidato a vicepresidente viene de una provincia que es la tercera en orden electoral, puede venir de ahí una buena masa de votantes, ¿no?-dice el español que parece haber bajado directamente de un ovni al barrio más caro del país.

Todos se miran, bajan la vista hacia el latte con dibujito de flor de lis que tienen en sus manos, nadie se anima a decir nada hasta que uno, el que está al fondo de la mesa, arranca

-Y…creo que no podemos contar mucho con eso. En su provincia natal, Santa Fe, a Agustín Rossi no lo quiere nadie. Todos sus candidatos en las elecciones provinciales fracasaron con ganas. Miren, el que él apoyó para gobernador Leandro Busatto sacó el 2,77% de los votos, salió cuarto de cuatro; el que apoyó para intendente de Rosario, Roberto Sukerman, salió cuarto y hasta perdió en su propia interna con el candidato de Grabois, Juan Monteverde.

-Ah, no parece que sume demasiado…

-Y…la candidata que él puso para diputados provinciales, Norma López sacó el 5% y quedó sexta.

-¿A ningún candidato que apoyó Rossi le fue ni un poquito bien?

-Y…al candidato al que le dio el apoyo para concejal rosarino, Juan Giani, salió séptimo.

-Estás siendo injusto con el peronismo santafesino. No fue la vez que peor le fue. En estas PASO sacaron 27,89% y en el 2011 habían sacado el 22 %.

-Tenés razón ¿y quién era candidato a gobernador ahí?

-Agustín Rossi.

-¡Entendí!¡Ya entendí! -dice el español- Con Rossi no podemos contar para que traiga votos…¿por qué lo pusieron como candidato a vicepresidente, que es un lugar que se usa para poner gente que traiga votos de su provincia?

-¿Y a quién íbamos a poner?¿Al Mago Sin Dientes? ¡Si es de ellos!

-Bien, no contamos con el vice, hablemos del candidato a presidente. La valoración del gobierno actual es mala, tenemos que diferenciarlo de la gestión actual.

-Pero…¿recordamos que es el Ministro de Economía?

-Detalles.

-Podemos decir que tiene grandes relaciones con Estados Unidos y que eso servirá para…

-Es difícil tener tan buenas relaciones cuando ni sabés inglés.

-Eso no puede ser un problema, el canciller tampoco sabe inglés y ahí lo tenés, lo más “panchou”.

-Lo que precisamos es que el candidato a Presidente dé un discurso creíble, una imagen confiable.

Detrás de ellos la moza, siempre atenta a recargar las bandejas de delikatessen, hace un esfuerzo monumental pero no puede reprimir una risita.

Muy profesional esta chica, apenas se notó.

-¡Pero estamos hablando de Massa!¡El argentino menos confiable!

-Amigos, la gente no es tan memoriosa, nadie se acuerda de aquello de barrer ñoquis de La Cámpora; y si se acuerda, lo considera un chiste, ¡ya está naturalizado!

-Creo que los únicos que no se acuerdan son los de La Cámpora, que hacen como que le creen pero imagínense lo que va a ser si llegamos a ganar…-termina de decir esto uno de los merkatineros y se da cuenta que está sentado al lado del comisario político de la agrupación ex juvenil presente en la reunión y se calla la boca rápidamente. Igual, el comisario político está mirando fijamente las piernas de la moza y no escucha una sola palabra de lo que se está diciendo.

-Pasa que no es que Massa haya dicho una cosa y haya hecho otra hace mucho tiempo. No hay una sola palabra que diga que sea verdad.

-Bueno, es una campaña, tampoco nadie está esperando que se digan verdades.

-Insisto, ¿qué tenemos a favor?

-La CGT.

-Buah, cuatro gordos…

-…No se critica la cuerpe de les otres -rezonga una chica de anteojitos, puesta por el cupo femenino y que siempre va adelante en las fotos y es lo único que dice en toda la jornada.

-Ma’qué cuerpe, somo’la cegeté, la fuerza de lo’trabajadore -dice el representante de los sindicalistas, mientras enciende su pipa Dunhill DR. Otro que no abre la boca nunca más en toda la reunión.

-No queda nadie con trabajo registrado, la CGT no representa a nadie hoy.

-Bueno, también tenemos el apoyo de los ex Carta Abierta.

-¡Mirá que hay que ser corajudo para presentarse como ex Carta Abierta, a esta altura de la soirée, eh! Pero sí, los intelectuales están siempre. Un viajecito, una charlita paga, un homenaje, le editamos una de esas cosas que escriben para ellos y que no lee nadie y listo. Después viene la Sarlo, hace un análisis que tampoco le importa a nadie y ya está. ¡Adentro!

-¿Qué pasa con los movimientos sociales?

-Un poco más caros que los artistas y los músicos, pero están todos.

-Bueno, teníamos a Emerenciano pero ahora no sé, si le soltamos la mano, teníamos otro en Chaco y parece que también anda en quilombos…

-Pobre Coki; uno en tuiter puso que tuvo que suspender el encuentro por el día del amigo porque están todos en cana -y vuelven las carcajadas al salón vidriado. La moza sale, y ante las miradas lascivas del de La Cámpora y el gordito que estaba esperando que le llenaran la bandeja de facturas, va a buscar refuerzo alimentario.

-Ok, tenemos movimientos sociales, trabajadores…

-¿Trabajadores?

-Lo digo por la CGT…

-Ah, esos trabajadores, ok, mala mía, pensé que trabajadores de verdad.

-Sigo, trabajadores, artistas, intelectuales, ¿cómo nos va con los empresarios?

-Mientras no nos hagamos los justicieros con los cuadernos como los salames de la derecha, todo bien. Mirá el bueno de Gustavo Weiss, por tercera vez presidente de la Cámara de la Construcción que consiguió ser sobreseído del Caso Cuadernos cuando ya Cambiemos había perdido las elecciones y ahora ya se habló encima diciendo que Sergio Massa “es una persona que interpreta lo que es el desarrollo privado, la inversión privada, la vinculación con el mundo. Creo que sabe que la única forma de desarrollar países es con un sector privado pujante, que invierta, que tome riesgo, que en definitiva impulsen la reactivación económica”:

-Naa, ¿en serio dijo eso?

-Sí, y más, escuchate ésta: “Massa sabe que es lo que hay que hacer, qué incentivos hay que darle al sector privado para que eso ocurra”.

-¡Jaaa!¡Incentivos! ¿Dijo “incentivos” así nomás?-se ríe el que está en la punta de la mesa- ¿es legal decir algo así?

-Sos muy mal pensado -le contesta muerto de risa, el de la remera con cocodrilo.

-Igual, no es el único, eh. Con estos empresarios es con quien mejor nos llevamos.

-Y, nunca dejaron de comer asado, claro.

-¿Asado? Eso es el día en que están ahorrativos.

-Ahí lo tenés al nuevo presidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes De Rioja elogiándolo a nuestro candidato, diciendo que confía en él.

-¡Me jodés!

-En serio, ¡la unión de industriales confía en Massa!

-Esperen, ¿hay algún otro sector en el que tengamos apoyo?

-Bueno, nos va bien en las cárceles y entre la perfumada colonia artística y musical.

-Como si alguien pudiera ver la diferencia -dijo el chistoso de la Lacoste, pero se rio él sólo.

-Tenemos que conseguir que Massa no mienta en campaña…no debe ser tan difícil.

-Y bueno, ya dijo que la oposición va a cerrar el PAMI y que tenía todo arreglado con el Fondo Monetario Internacional.

-Y encima Malena diciendo que escucha a su marido ser muy picante en los zoom con el Fondo Monetario, que hace en la casa por diferencia horaria.

-¿Diferencia horaria? Pero si es Washington, ¡Es una hora!

-¡Es Malena, tampoco para tomarla tan en serio!

-Pero entonces, si las organizaciones sociales, las gremiales, los empresarios, los artistas, la academia, los intelectuales, los presos, todos están con nosotros, ¿de qué nos preocupamos?

Y entonces, la moza, cansada de las dos horas de parloteo y sin que nadie lo esperase, dijo:

-No se molesten muchachos, los que no somos esos artistas, ni esos empresarios, ni esos gremialistas, ni esos intelectuales, ni esos académicos ni esos presos, no estamos preocupados por lo que puedan decir ustedes en la campaña. Ahí les dejé las botellas de Evian. Que les aprovechen. Son las últimas.

Y da media vuelta y se va.

Comentar esta nota
Más de Opinión